Cuando suene el telefono. Don Martin Alzola Dominguez. Gc

                                             Cuando suene el teléfono.

 

Fue repentino.

No me lo esperaba, mira que me habían avisado, pero no me lo creía.

Era demasiado extraño, un poco fantasioso, me atrevería a decir.

Pero ocurrió, ese jueves para mí fue distinto, fue especial, lo estaba viendo y me resultaba inimaginable.

Allí estaba Juan, frente  toda esa gente y todo el mundo viéndolo, entonces……Sonó el teléfono… sabía que era el… estaba clarísimo lo veía venir… pero...no tenía ni idea de la preguntita del "¿Quién quiere ser millonario"?

Mira que se lo dije… llama a Pepa que ella se traga todos estos programas … y pensé …"Ya está este se queda en esta ronda".

 

El Citopeco.Martin Alzola Dominguez. Gran Canaria.

El Citopeco.

Ese extraño ser, nadie lo (a) visto con claridad pero algunos aseguran que no es de buen ver, dicen que es tan horrible que las piernas se te congelan y la sangre te tiembla….                        ¿O era  al revés ?...Da igual, aun así el Citopeco es Espantoso, es mejor que no te cruces con el por una esquina…en una curva si pero nunca en una esquina…. El Citopeco se alimenta salvajemente….No deja rastro de su presa, ¡Ni la factura del Burger! El Citopeco es un alma en pena, vaga por las calles en busca de diversión. (No apta para menores).

Cuenta las historias de gente que ha lidiado con El, un niño en concreto a declarado que le vio         y al intentar huir el Cito (Para abreviar) según el niño el Cito le perseguía y el corría y corría, cada vez mas pero el Cito no paraba, iba tambaleándose de un lado a otro, cayéndose,   levantándose,  chocándose contra todo , el niño llego a su casa y se refugió en ella , estaba salvado , su casa tenia escaleras el peor enemigo del Citopeco(Una escalera le jugó una mala pasada). Otros cuentan que el Citopeco no es malo solo esta poseído por el líquido de fuego.

Yo por lo pronto nunca le he visto, ni quiero, pero creo que si él se propusiera cambiar lo conseguiría, es solo una bestia por fuera, por dentro es una bella  "cosa" solo necesita cariño, amor, una familia, un hogar, (Un par de palos) solo necesita apoyo .Lucha para las familias arruinadas por los Citopecos! ¡Es un peligro para la sociedad tenemos que cambiar, no mas Citopecos sueltos por las calles, más ayuda!

A todas estas… no les he dicho lo que es un Citopeco… si os creéis listos adivinarlo y apoyar esa lucha, ¡No más Citopecos!

¿Y si volviera? Moisés García Santana. Gran Canaria

 

Érase una vez un niño, que vivía con su padre a las afueras de Nueva York. Su madre y su padre se habían divorciado a los pocos meses de haber nacido Carlos, su hijo. Todas las noches antes de acostarse él pensaba: - ¿Y si volviera mi madre? El sabía que eso no pasaría porque la madre Carolina estaba muy enfadada con el padre Raúl porque él no hacía nada, todo el día tumbado en el sillón bebiendo cerveza, por esa razón se divorciaron. David deseaba que su madre volviera y estar los tres juntos. Un día a las diez de la noche tocaron a la puerta, era su madre, contento porque su deseo se había cumplido, la abrasó y le dijo que se quedara a dormir y ella aceptó. A la semana siguiente se enteró que iba a tener una hermanita llamada Mónica, contento saltó de alegría.

Carlos Rivero Guillén . Gran Canaria. ¿ Y si volviera?

Un día yo tan tranquilo en mi casa, se me ocurrió ir a tocarles a José y a Javi para ir a hacer algo. Cuando íbamos por el caminillo encontramos a un perro. Vimos que estaba herido y lo curamos . Cuando se recuperó, se fue a vivir lo poco que le quedaba de vida, ya que tenía 28 años. Los tres estuvimos  durante meses buscándolo, pero nada, no conseguían encontrarlo. Los tres se hacían la misma pregunta, ¿y si volviera? Estaban muy tristes pero después de cuatro meses ya se fueron olvidando del perro, pero un día lo vieron subir por la calle. El perro había venido a morir a sus pies.

Silvia Moreno Gil. Aquella extraña goma. Gran Canaria

Aquella extraña goma

Estaba en casa de mi abuela viendo la tele, y de repente  veo aparecer una goma por el pasillo. La goma apareció caminando muy despacio , yo no daba crédito a lo que veía. Llamé a mi madre y a mi abuela, pero ellas tampoco sabían lo que ocurría . Estuvimos varios minutos observando aquella extraña goma. La goma se parecía mucho a unas que mi abuela había comprado semanas antes. Cuándo abrimos  el cajón donde estaban las gomas , descubrimos que había un hormiguero. Las hormigas estaban transportando la extraña goma del cajón hasta otro hormiguero que había cerca.

Silvia Moreno Gil. ¿Y si volviera?Gran Canaria

¿Y si volviera?

Eran las siete de la mañana, buscábamos a Mónica, la hija de mis vecinos, llevaba dos días desaparecida . La niña tenía seis años y según su madre iba a casa de una amiga que vivía enfrente de su casa, pero la niña no había llegado. No  sabíamos dónde podía estar ni que le había pasado. Sus padres  y su familia la buscaban sin resultado. Hasta que una llamada a las nueve y media lo cambió todo. Llamó una mujer , había visto a la niña poco antes caminando sola por la calle sin rumbo. Al parecer la vio muy triste y desorientada. A varios metros de dónde la habían visto , la encontraron . Se había ido porque vio  que atropellaron a su perro y le dio tanta pena que no sabía ni a dónde ir.

Jorge Javier Gil Moreno. ¿Y si volviera? Gran Canaria

Un día, como otro cualquiera me regalaron un perro que se llamaba Perdigón y estaba en la finca de mi abuelo.  Le enseñe a que fuera a buscar la piedra, a que se sentara y a quedarse quieto.

Me voy para mi casa a al cabo de unas semanas fui a verlo y no estaba me pase la mañana llamándolo y no regreso,  yo me pregunto ¿y si volviera?.  Volvería a jugar con él a la pelota, y lo sacaría a pasear, pero eso no sucedió, Perdigón no volvió, y jamás regresara para poder compartir  con él esos momentos como mi gran amigo que fue.

Jorge Javier Gil Moreno. La extraña goma Gran Canaria

Yo tan contento haciendo los deberes estrene una nueva goma era especial porque nunca se acababa. Media unos diez metros  y nada más  habían tres en el mundo.

Al día siguiente no la encontré, Payo la había roto y le dije que me consiguiera una porque si no llamaba a rey misterio para que le hiciera el seis uno nueve. Y fue a Londres para suplicar al dueño que hiso las tres únicas gomas. El dueño dijo que no y rey misterio le hiso el seis uno nueve para terminar la tegue reta y Payo salió cao y claro yo me quede sin mi goma 

Bajo la cama. Ismael Robaina Quintana 1' C

Era un día de otoño,un niño llamado Joselito llegó a su casa después de un duro día en el colegio, el tenía diez años y estaba en sexto de primaria. Ese viernes estuvo en su habitación con su amigo Alberto jugando a la play3 , de repente escucharon ruidos que venían de debajo de la cama , se asustaron pero fueron valientes y miraron  , comprobando que no había nada.
Al día siguiente Joselito se fue al campo de fútbol a jugar un partido con sus amigos. Cuando regresó a casa se duchó, cenó y se fue a dormir .Cuando se estaba quedando dormido escuchó ruidos de debajo de la cama, se atrevió a mirar y vio un cofre color dorado, al momento lo abrió y vio un túnel inmenso y decidió coger el camino. Descubrió una ciudad resplandeciente y con mucha vegetación entre sus edificios, apareció un señor muy sonriente y le dijo " Bienvenido al lugar de tus sueños" donde podrás vivir experiencias nuevas cada vez que quieras. Joselito volvió a su cama feliz y contento sabiendo que cada vez que el quisiera podría visitar la ciudad que se llamaba Roque Guía.

Ismael Robaina Quintana

BAJO MI CAMA. Johanna De Agrela

        BAJO MI CAMA

 

 

Una  noche  estaba   acostada

en  la  cama  de  mi  habitación,

comencé a escuchar algunos ruidos

muy extraños que venían bajo mi

cama ,pero no le di mayor importancia ,

en los días sucesivos  seguían esos ruidos

a tal punto que estaba muy asustada

y decidí asomarme con mucho miedo

bajo mi cama a  ver  que ocurría,

cual  fue mi  sorpresa, que  todas

mis   muñecas  cobraron   vida ,

hablaban  entre  ellas , jugaban

y  cantaban ,cuando me  vieron,

ellas se quedaron  tan sorprendidas

como yo; una  de  las  muñecas

llamada  Carolina  me  invito a

compartir  con  ellas,  yo  acepte

la invitación y me la pasé  fenomenal ,

después de ese día , todas las noches

compartía momentos inolvidables

con mis muñecas bajo mi cama.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

silvia moreno gil. La extraña goma . Gran Canaria

Aquella extraña goma

Estaba en casa de mi abuela viendo la tele, y derrepente  veo aparecer una goma por el pasillo. La goma aparecía caminando muy despacio , yo no daba crédito a lo que veía. Llamé a mi madre y a mi abuela, pero ellas tampoco sabían lo que ocurría . Estubimos varios minutos observando aquella extraña goma. La goma se parecía mucho a unas q mi abuela había comprado semanas antes. Cuándo abrimos  el cajón donde estaban las gomas , descubrimos que había un hormiguero. Las hormigas estaban transportando la extraña goma del cajón hasta otro hormiguero que había cerca.

Tadeo Jiménez García. ¿Y si volviera? Gran Canaria.

Al norte de América vivía un pequeño niño en una casa llamado Mauricio. Sus padres se fueron de vacaciones a Bolivia. Pasaron dos meses y no volvían, entonces Mauricio se preparo con armas de tecnología avanzada en guerra pero todo eso con la ayuda de su prima Lara crof, los dos se montaron en un helicóptero y se marcharon a Bolivia, cuando llegaron fueron explorando por la selva, hasta que los encontraron. Pero algo raro pasaba estaban atados a una silla a su lado dos coches y un montón de hombres armados. Lara y Mauricio se acercaron sigilosamente y los atacaron por sorpresa. Todos los guardias cayeron muertos, desataron a los padres de Mauricio y se marcharon en el helicóptero de nuevo . Al cabo de un rato se dieron cuenta de que los perseguían entonces metieron el turbo y llegaron a América.

Tadeo Jiménez García. Aquella extraña goma. Gran Canaria

Hace dos días Melián suda encontró en un descampado una extraña goma de oro, la guardo y se la llevo a su despacho situado en la empresa marisco verbenero. Al día siguiente llevo la goma al ayuntamiento y se la mostró a su presidente Huelemin bufon y el pensó que los etarras no debían saber nada de ella, pero un soplón llamado Bartolo fue a darle información a los etarra. A Bartolo le mandaron a un transportista para que lo llevaran a marruecos, lo vino a recoger un tal MR.bean y le dijo así: Hola me llamo bean  Mister bean.Y Bartolo respondió: Hola me llamo tolo bartolo. Los dos emprendieron camino a marruecos en un mini cooper y con ellos un oso de peluche en el sillón de atrás con el cinto puesto, cuando llegaron una explosión de gas mato a todos los etarras y se  extinguieron.

Aquella extraña goma. José Ángel Santana Rodríguez. Gran Canaria

Cuando iba a empezar en el Instituto le dije a mi madre: ¡Cómprame una goma porque la que tengo no sirve! Ella tenía cita en Las Palmas para el médico. Cuando salió,pasó por una librería y compró una goma de color rojo. Según llegó me dio la goma. Me quedé sorprendido porque cuando la cogí se puso de color naranja y le dije a mi madre mira, antes era de color rojo y ahora se ha vuelto de color naranja. Me puse a hacer unos ejercicios de lengua para repasar un poco. Cuando iba a borrar lo que pensaba que estaba mal ¡No borraba! Seguí haciendo ejercicios hasta que me dí cuenta que solo borraba las palabras con falta de ortografía o estaban mal escritas. Era una extraña goma, yo diría que era mágica y bastante inteligente.

Javi Molina Mendoza.Aquella extraña goma.Gran Canaria.

Érase una vez, aquella extraña goma que no me borraba bien, hasta que un día le dije a mi madre, mami, vete a la librería y cómprame otra goma porque aquella que me comprastes el otro día no sirve, no se que le pasa pero no  me borra, es que hoy iba a borrar en el colegio y resulta que no sirve y se la tuve que pedirle a Payo que me la dejara. Es que dicen los de mi colegio que si te la compras en Guía no sirve, así que vete a comprarla a otro lado mami. Ella me la compró y esa si que era una buena goma, nunca se me gastó.

¿Y si volviera? José Ángel Santana Rodríguez. Gran Canaria

Hace cinco años, en verano me fui de acampada al pinar de Tamadaba. Había más niños de mi edad y otros mayores que yo. El primer día nos hicimos amigos Jonathan y yo. Él era de Lanzarote. Era muy simpático y le gustaba jugar al fútbol como a mí. Todos los días cogíamos el balón para practicar deporte. Llegó el último día de campamento, Jonathan y yo nos dimos el número de móvil para llamarnos. Aquellos días los pasé genial. Ahora pienso ¿Y si volviera? Sería muy feliz. Ahora él me llama todos los fines de semana,le va muy bien los estudios y me ha prometido que en cuanto pueda volverá a Gran Canaria para vernos.